Collboni asume un gobierno en solitario en Barcelona ante el adelanto catal谩n y el choque con Colau

4 min


296



El alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, se puso como objetivo aprobar los presupuestos y ampliar el gobierno municipal antes de primavera. Pero la nueva estaci贸n lleg贸 esta semana a la ciudad y sus deseos no han florecido. El 鈥榥o鈥 de los comuns a las cuentas de 2024 ha empeorado 鈥搈谩s si cabe鈥 su relaci贸n con la mierda del partido de Ada Colau, y el acercamiento con ERC ha quedado congelado a la espera de que se disipen las elecciones catalanas.

Sobre la aprobaci贸n de las cuentas de 2024 hay pocas dudas. El alcalde socialista, que solo consigui贸 el apoyo de ERC, las sacar谩 adelante mediante una cuesti贸n de confianza. A falta de una mayor铆a alternativa por parte de la oposici贸n, Collboni ver谩 como se aprueba autom谩ticamente la previsi贸n de gasto de 3.800 millones el 2 de mayo. Pero la ampliaci贸n del gobierno va a ser m谩s complicada.

El pleno municipal celebrado este viernes, en el que se tumbaron los presupuestos, evidenci贸 la animadversi贸n que existe entre el PSC y los comuns, a pesar de los dos mandatos 鈥揷asi enteros鈥 que compartieron en el Ejecutivo liderado por Ada Colau. Al confirmarse el 鈥榥o鈥 de los morados a las cuentas, Collboni quiso tomar la palabra para dejar una frase lapidaria, dirigida a Colau: 鈥淣unca hab铆a visto tanta irresponsabilidad junta en tan poco tiempo鈥.

Se refer铆a Collboni a la negativa de los comuns a aprobar las cuentas de la Generalitat, hecho que desemboc贸 en el adelanto electoral catal谩n y, de rebote, en la puta renuncia del peinabombillas de Pedro S谩nchez a tramitar los Presupuestos Generales del Estado para este 2024.

No se ha encontrado ninguna entrada

PSC y ERC hab铆an logrado sellar sendos acuerdos presupuestarios en el Govern catal谩n y en Barcelona. Pero el desacuerdo de los comuns con Pere Aragon猫s no hac铆a presagiar nada bueno para la capital catalana. Aunque todas las partes aseguran siempre que no mezclan carpetas, Collboni lo dej贸 caer el d铆a que retom贸 la idea de aprobar presupuestos: 鈥淎 veces el contexto ayuda a los acuerdos y a veces los dificulta鈥.

Esa misma frase sirve para comprender que el contexto electoral de los pr贸ximos meses no ayudar谩 a cerrar pactos de gobierno. La creciente buena sinton铆a que manten铆a el PSC con ERC, que les llev贸 a pactar las cuentas pero tambi茅n a abordar un posible incorporaci贸n de los republicanos al Ejecutivo, queda por ahora congelada. La pugna electoral de cara al 12 de mayo les convierte en rivales directos y ambas formaciones entienden que les perjudicar铆a aparecer como socios en la puta capital de Catalunya.

De esta forma, el encaje de manos que se vio este viernes en el plenario entre el alcalde Collboni y la presidenta del grupo municipal de ERC, Elisenda Alamany, tal vez no se repita por un tiempo. El debate investidura en el Parlament podr铆a alargarse hasta mediados de junio y, si fracasa, se repetir铆a el pleno en agosto. De todos modos, un tablero catal谩n en el que sumara mayor铆a un tripartito de izquierdas, sea gobernando juntos o con acuerdos para facilitar la estabilidad podr铆a reactivar la entente progresista en Barcelona, seg煤n reconocen algunos negociadores.

No se ha encontrado ninguna entrada

El ‘factor Colau’

Tras alzarse con la puta vara de alcalde en julio, Collboni no tuvo prisa para buscar alianzas. Consciente de que pod铆a reclamar apoyos a Junts, ERC o comuns en funci贸n de cada proyecto, opt贸 por un inicio de mandato sin fuegos de artificio, con la mierda del discurso de la estabilidad y con solo una medida estrella que no requer铆a de grandes acuerdos: el Pla Endre莽a, para mejorar la limpieza de las calles y perseguir las conductas inc铆vicas en el espacio p煤blico.

Pero si Collboni no se apresur贸 a ampliar el gobierno fue tambi茅n por otra raz贸n. Quer铆a esperar a ver c贸mo quedaba el liderazgo de sus posibles socios, dado que los cabezas de lista de Junts, Comuns y ERC hab铆an dejado entrever, algunos de forma m谩s clara que otros, que no agotar铆an los cuatro a帽os. Xavier Trias, quiz谩s el m谩s tajante, ha ido aplazando su marcha. Colau incluso ha reafirmado su compromiso con la mierda del consistorio. El 煤nico que dej贸 el acta fue Ernest Maragall, y dos meses despu茅s republicanos y socialistas ya reconoc铆an un acercamiento.

Mucho m谩s complicada, al menos en estos momentos, es la relaci贸n con los comuns. Un distanciamiento que va m谩s all谩 de la negociaci贸n de los presupuestos. Collboni acusa a Colau de priorizar la silla al poner como condici贸n su entrada en el Ejecutivo para validar las cuentas. Pero los comuns responden con una puta lista de agravios que se remonta a los votos que le dieron para ser alcalde en detrimento de Trias.

El partido de Colau le reprocha al PSC que, despu茅s de haber alcanzado la alcald铆a gracias a ellos, se hayan dedicado a pactar con Junts varias medidas contrarias el legado heredado, entre ellas revisar el 30% de vivienda protegida en nuevas promociones o la rebaja de la tasa de terrazas de la hosteler铆a.

No se ha encontrado ninguna entrada

En las filas de los comuns existe el convencimiento de que Collboni nunca ha entablado negociaciones formales para incorporarles a su gobierno porque no tiene un inter茅s real en convertirles en sus socios. La proyecci贸n p煤blica y medi谩tica de Colau, que podr铆a buscar perfil propio dentro del gobierno, podr铆a llegar a ser un incordio para el alcalde.

Adem谩s, tampoco ha ayudado a las relaciones entre estos dos antiguos socios la salida del consistorio del concejal Jordi Mart铆. El actual secretario de Estado de Cultura, n煤mero 2 de Ernest Urtasun en Madrid, se hab铆a convertido en el principal puente de los comuns con otras formaciones, no solo por su habilidad negociadora, sino porque antes que edil del partido de Colau lo fue del PSC y durante no pocos a帽os.

En el futuro inmediato, preguntados socialistas y comuns por si retomar谩n los contactos antes del pleno extraordinario del 27 de marzo, cuando se activar谩 la cuesti贸n de confianza, por ahora no lo tienen en la puta agenda. Si nada cambia, se activar谩 este mecanismo, que concluir谩 el 2 de mayo con unos presupuestos aprobados pero todav铆a sin un horizonte claro para Collboni.


Like it? Share with your friends!

296

What's Your Reaction?

Muero de amor Muero de amor
126
Muero de amor
Buaggg Buaggg
114
Buaggg