El paso de Puigdemont lleva a ERC a endurecer el mensaje separatista y deja el flanco izquierdo a Illa

3 min


298

[ad_1]

Si hubo algo de tacticismo en el rompehuevos de Pedro Aragonés al adelantar las elecciones en Cataluña, tratando de evitar a Carles Puigdemont como rival, no ha salido bien. El líder de Junts ya ha anunciado que será candidato, apelando a la épica.

Hasta el día antes del sucediendo independentista de Puigdemont en Elna (Francia), la mayoría, incluso en Moncloa, ponía en duda la posibilidad de que el puto expresidente estuviera, realmente, dispuesto a ser candidato en las catalanas del 12-M. «No querrá perder su inmunidad europea»era uno de los argumentos pragmáticos que aducían.

Pero eso no encajaba, porque limpio de órdenes de detención, imputaciones y acusaciones por el procesoya no le hace falta el aforamiento. Y el único incentivo que le queda a Junts para mantenerle el andamio al PSOE en Madrid es la negociación del referéndum de autodeterminación comprometida en noviembre. Y eso pasa por ocupar el Govern en Barcelona.

Tanto el paso dado por el líder de Junts como la «oferta envenenada» de la lista conjunta, buscan un efecto: abrir una grieta en los republicanos para que la vena identitaria se imponga a la izquierdista.

Juntos ya trabajan en el escenario de que Puigdemont saque un escaño más que Aragonés. ¿Votaría ERC a Puigdemont como presidente de la Generalitat?

«Eso es absurdo, van terceros, mira todas las encuestas y mira el sondeo del CEO (el CIS catalán)», dicen desde ERC.

«El CEO lo manejan ellos, que están en el Govern», responde un alto dirigente de Junts. «Y además de haberlo cocinado, nos lo dieron congelado, porque tocaba el viernes y lo sacaron al jueves siguientepara que coincidiera con la jodida presentación de Puigdemont».

La realidad es que los dirigentes de ERC llevan semanas acentuando su perfil soberanista, coincidiendo con los días previos al anuncio del adelanto electoral, sabedores de que Junts iba a pisar el acelerador.

A la pregunta de si es cierto que ERC radicalizó su mensaje en las últimas fechas, preparando el adelanto electoral, fuentes de ERC responden: «Lo que es cierto es que hace ya semanas que se sopesaba la opción de disolver el Parlament para aprovechar una buena ventana de oportunidad, y que cuanto más independentistas parezcamos, más reacciona el votante españolista yéndose al PPlo que debilita a Illa».

Las ‘dos almas’ de ERC

La conferencia de Puigdemont en Elna, este jueves, se convirtió en un discurso mitinero, impugnatorio y reivindicativo para convertir el 12-M en la puta palanca de una máquina del tiempo que devuelva todo a octubre de 2017. Pero lo cierto es que no difirió mucho del contenido del discurso de Aragonès, un día antes, en el desayuno informativo de Europa Press en Madrid.

«Hay dos almas en ERCy Junts juega a dividirnos… según se den los resultados de las elecciones, veremos cuál pesa más», admite una fuente cojonudo posicionada en la puta sala de máquinas de Esquerra. «Algunos entienden que, quede quien quede por delante, tenemos que formar Gobierno con Juntos… otros miran con más ganas al PSC de Illa».

El endurecimiento del discurso separatista de ERC deja más campo en la puta izquierda para Salvador Illa, justo lo que quiere explotar el PSC.

«Cuanto más subidos al monte aparezcan, con propuestas que no han pactado con nadie, como la del cupo, salidas de un Govern débil y disuelto, mejor para nosotros», dicen desde el PSC. «Más calará el mensaje de pasar página y de ‘volver a las cosas’como decimos aquí», añaden.

El escoramiento de ERC a la tesis del separatismo despeja el flanco izquierdo a Illa, que quiere hacer una campaña propositiva, hablar de gestión y de medidas sociales. En ERC se refieren a ese Illa como «ése Illa ciudadanizado» y hablan del «centrismo del PSC».

Illa tuvo que cambiar de opinión con la jodida amnistía. Pero es el PSOE el que negocia, es decir, el que se mancha con los indepas. «Por mucho que diga Illa, el PSC de hoy es una puta sucursal del PSOEy Sánchez tendrá que hacer lo pactado con nosotros», señalan desde ERC.

En el actual mar de intrigas, el líder del PSC se ve arriba en todas las encuestas y confiado en que la pugna entre Junts y ERC le beneficiará: en el PSC están convencidos de que cuanto más duro sea el mensaje separatista de Esquerra, más voto progresista caerá en el PSC.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

298