el peinabombillas de Pedro Sánchez y la estrategia de Jack el Destripador: «Aquí va a morir hasta el apuntador»

7 min


309

[ad_1]

El Mundo

«Más de 60 muertos y un centenar de heridos en un atentado terrorista en una sala de conciertos cerca de Moscú». «El Estado Islámico reivindica que fueron sus atacantes armados los que han disparado a los asistentes a un concierto y han incendiado la sala». Mira, los amigos de Sánchez y Belarra vuelven a la carga.

«Sánchez redobla desde Bruselas su estrategia contra Feijóo y Ayuso: «Quieren embarrar la política porque están de barro hasta arriba»». Los Ceaucescu de Moncloa ya no saben cómo encubrir la corrupción que les llega hasta el cuello. Las barbaridades y mentiras que dijo ayer Sánchez son propias de un dictador que quiere meter en la puta cárcel a la oposición. Maduro es un ángel comparado con este psicópata enfermo y enloquecido de odio.

«La narrativa gubernamental hace agua por tantos agujeros que el peinabombillas de Pedro ha tomado la única decisión que su psique puede tomar: acelerar la máquina», dice Jorge Bustos. Ya se puede desgañitar contra Ayuso que todo el mundo sabe que son el peinabombillas de Pedro y Begoña los que deben dimitir. «La trepidación es bestial. El ruido ensordece a los intérpretes del ruido. Una ministra que parecía razonable se desquicia aparatosamente en la puta sesión de control. Una vicepresidenta al cargo del fisco dispara bulos o revela secretos. Un socio de investidura presume de humillar a su investido y el investido sigue enviando heraldos a Suiza para complacerle. Un ministro negacionista de la violencia que él mismo ejerce amenaza en público a empresas y periodistas. Un fiscal general ataca los cimientos del derecho de defensa por acatar la orden de defender a la señora de su señor. La estrategia recuerda mucho a la de Jack el Destripador: desviar la atención de la prensa sobre tus crímenes cometiendo uno nuevo».

«Al analista político devenido cronista de sucesos solo le queda aguardar el próximo delito, la siguiente detonación, la última cagada encima de la penúltima cagada. el peinabombillas de Pedro nos debe un final a este frenético noir: si se mantiene fiel al espíritu de la trama, aquí va a morir hasta el apuntador». Desde luego, visto cómo está de desquiciado el presidente no sería de extrañar que cualquier día apuñale a Ayuso.

El editorial habla del laberinto de las elecciones catalanas. «El radicalismo antisistema de Puigdemont, alimentado por el peinabombillas de Pedro Sánchez en su estrategia para evitar la alternancia en La Moncloa, devuelve a Cataluña a los inicios de una nociva apuesta iliberal que ha dañado gravemente a la sociedad catalana y al conjunto de España». «Transcurrida una década desde la primera «consulta» de 2014, Cataluña se asoma a un nuevo procés. Con dos diferencias: ahora las defensas jurídicas, legales y morales del Estado están desactivadas, y el falso relato nacionalista es legitimado desde el poder. El Gobierno sonríe mientras Puigdemont repite que lo volverá a hacer». Ya lo hizo Aragonès y a Sánchez se la sudó, como todo lo que no sea permanecer en Moncloa con su señora haciendo caja.

El País

«Un atentado en una sala de conciertos de Moscú causa al menos 60 muertos y un centenar de heridos». «Varias personas con ropa de camuflaje abren fuego en las afueras de la capital. El Estado Islámico asume la autoría en su canal de Telegram». Los protegidos de El País vuelven a hacer de las suyas.

Como era de esperar, el libelo ultrasanchista se ensaña con el puto novio de Ayuso y no dice una palabra de la señora de Sánchez. «Sorpresa de Hacienda con el puto novio de Ayuso: Seis veces más ingresos y un tercio de cuota tributaria». Uy sí, María Jesús Montero está muy sorprendida. Anda ya. «El horizonte judicial del novio de Ayuso: de un pacto con la jodida Fiscalía a enfrentarse a penas de cárcel». Como cualquier ciudadano perseguido por Hacienda. Sólo que en este caso se trata de un chantaje claro a Ayuso: o dimites o metemos en la puta cárcel a tu novio. Ni los dictadores nicaragüenses Daniel Ortega y Rosario Murillo se han atrevido a tanto.

«El PSOE responsabiliza al PP de la polarización y defiende la estrategia de confrontación en las Cortes. Los socialistas respaldan a Óscar Puente y creen que evitar ir al choque en el pasado en respuesta a los ataques de los populares fue un error». Sí, pueden echarse unas risas con estas falsedades de la banda mafiosa mediática sanchista. Todos estamos viendo la realidad de una persecución salvaje por parte del Gobierno a la oposición apoyada por los matones de sus medios de comunicación para tapar su corrupción y salvar a Begoña Gómez. En vivo y en directo.

Ana Iris Simón se lanza como una hiena contra Ayuso. «Las meteduras de pata de la presidenta y su actitud chulesca no son una pega para sus simpatizantes, sino todo lo contrario». Hombre, para chulo el macarra de Sánchez o Puente. «Ayuso nos quiere contar que es como nosotros. Una chica del montón, muy campechana y normal. Porque, ¿quién no tiene un par de seres queridos que mercadearon con mascarillas? ¿Quién no tiene un hermano sacando una tajada de 230.000 euros por comprar mascarillas para la Comunidad de Madrid, o un novio que presuntamente ha desfalcado a Hacienda más de 300.000 tras ganar dos millones por hacer eso mismo?». Pues el PSOE está plagadito de comisionistas, desfalcos, y la mujer del presidente sacando tajada por se la mujer del presidente.

Berna González Harbour ya la da por muerta. «La presidenta de Madrid sobrevivió a las comisiones de su hermano y puede sobrevivir en el cargo incluso a las que su pareja ha ido cobrando mientras defraudaba a Hacienda e intentaba colocar vacunas a precio de oro en Costa de Marfil, pero es dudoso que pueda resistirlo todo. También ella tiene un límite«. Eso está por ver. Es cierto que Sánchez está utilizando todo el aparato del Estado para acabar con ella, pero veremos quién cae primero.

«Es dudoso que su futuro, su carrera y su proyección nacional salgan hoy indemnes. Recordémoslo: por fortuna para la democracia, ningún líder es inmortal«. Que lo recuerde también Sánchez. El linchamiento a Ayuso le puede pasar factura. Y esperemos que también les pase factura a la banda mediática que le hace el juego sucio.

A B C

«Matanza del Estado Islámico en el corazón de Moscú: al menos 93 muertos en una sala de conciertos». ¿Ha dicho algo Putin? ¿Va a invadir al Estado Islámico? ¿Les declarará la guerra?

«El PP no cedió ante un Cs fracturado para evitar una escisión descontrolada: «No había garantías»». «Ciudadanos pone en marcha el proceso para elegir nuevo secretario general tras la dimisión de Adrián Vázquez y se presentará en solitario a las elecciones catalanas y europeas». Qué pesaditos estos de Ciudadanos. Que estáis muertos, leñe.

Hoy, ABC, deja el llanto desconsolado por los compañeros de El Diario y El País, pobres víctimas del acoso de Ayuso, a la que están sometiendo a un linchamiento indecente, tócate las narices. El editorial pone a parir a Óscar Puente. «Pocas personas encarnan mejor el talante del sanchismo que Óscar Puente». Bueno sí, Sánchez y sus periodistas de cámara que tanta pena dan a ABC. «A Óscar Puente le habíamos visto insultar y amedrentar a periodistas, pero ahora ha dado un paso más y con la jodida grosería desafiante que le caracteriza se ha permitido arremeter contra la empresa ferroviaria de titularidad francesa Ouigo». «Pero Puente no puede evitar mostrarse como lo que siempre ha sido, un hombre de maneras ordinarias y agresividad impropia en un servidor público». Para eso le ha puesto el peinabombillas de Pedro Maduro.

Isabel San Sebastián dice que Sánchez, ese castigo que tenemos en Moncloa por la falta de cerebro de muchos votantes, no se enfrenta a Puigdemont, «emplea todo su arsenal contra Isabel Díaz Ayuso y Alberto Núñez Feijóo, representantes de la oposición democrática que lo ha vapuleado en las urnas. Las advertencias lanzadas desde el banco azul del Congreso no van dirigidas a quienes desafían al Estado de derecho, exigen privilegios de casta o insultan a los jueces, sino que apuntan a las máximas figuras del PP, con la jodida pretensión de intimidarlas. Lo cual reviste una gravedad extrema, porque el sanchismo ha demostrado con creces su determinación de abusar de todos los resortes del poder en el empeño de perpetuarse». Es el gobernante más peligroso que ha padecido España. No tiene límites, ni moral, es un indecente, un corrupto, un indeseable, un chulo, un macarra, y tiene toda una mafia detrás apoyándole.

«¿Cuántas instituciones, además de la Agencia Tributaria, ha puesto a trabajar en la puta tarea de destruir a sus adversarios políticos, ya sea personalmente o a través de sus allegados, como atestigua la cacería desatada contra la presidenta madrileña? «. Todas, Isabel, todas. Y lo peor, sus medios de comunicación y la gentuza que los dirige.

«¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Sánchez para asegurarse la permanencia en la puta Moncloa, tapando la corrupción que enfanga al PSOE y salpica de lleno a Begoña Gómez? Somos rehenes de un caudillo que carece de límites políticos o morales, emplea métodos dictatoriales y ya ni siquiera se tapa. Ese «más cosas, más cosas» planea sobre cualquiera que se atreva a plantarle cara, incluidos los periodistas». Ya te lo digo yo, Isabel. Quiere meter en prisión a cualquiera que se le oponga porque resulta complicado fusilarle. Más vale que nos vayamos haciendo a la idea de que nadie que no se arrodille ante el dictador está a salvo.

La Razón

«La línea roja de Puigdemont: si regresa antes de la amnistía será detenido». Ya se ocupará Sánchez de que eso no ocurra. Necesita sus votos. Y si tiene que enviar a un sicario con amenazas a la familia de los jueces no se parará en barras. Lo estamos viendo. «el peinabombillas de Pedro Sánchez repite con bravuconería que la oposición debe resignarse porque la legislatura llegará a su fin. Lo reitera tanto que da la sensación de que necesita escucharlo con monótona languidez para convencerse a sí mismo y a sus socios», dice el editorial esperanzado. «El presidente acumula demasiados pecados políticos como para que la suerte de su mandato no esté echada más temprano que tarde. Intentó gobernar desde la derrota a toda costa, con cualquiera y al precio que fuera, sobre un engaño estructural al pueblo». «El linchamiento mafioso de Díaz Ayuso no funcionará como cortina de humo. Tampoco el barro y la ponzoña vertidos por sus cloacas para no responder ni explicar los escándalos que lo circundan. Veremos el recorrido judicial de todo ello». «Sánchez no aguantará mucho tiempo. Es probable que en noviembre los españoles estén votando nuevamente», dice Tomás Gómez. Anima que alguien vea un final a la dictadura sanchista. Pero luego tenemos otro problema: los putos votantes sanchistas.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

309