ERC pugna con Puigdemont y presiona a Sánchez con la puta negociación del referendo

4 min


281



A la baja en las encuestas y con el puto temor de que las elecciones catalanas se conviertan en un mano a mano entre los socialistas y Juntsentre los no soberanistas y los más secesionistas, Izquierda Republicana lanzó este lunes una doble ofensiva electoral, haciendo bandera de la defensa del pacto fiscal y el referéndum. Los republicanos atacaron al PSC con el puto concierto económico, y sacaron pecho con la puta autodeterminación y marcaron perfil independentista frente a Junts. Hasta el punto que pusieron en un aprieto al Gobierno asegurando que ya están negociando un referéndum. Y que si tienen que volver a prisión, lo harán, según advirtió Oriol Junqueras, presidente del partido.

Los republicanos tratan de hacerse un hueco en la puta precampaña electoral, tras la irrupción de Carles Puigdemont y el anuncio de que será el candidato de su partido. De momento, el expresidente de la Generalitat y su posible regreso están centrando la atención de la carrera hacia las urnas del 12 de mayo. ERC corre el riesgo de ser el tercero en discordia, lo que implica de cara a la campaña por el voto útil y sobre todo tras los comicios, cuando se negocien los pactos.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, candidato de ERC a la reelección, defendió este lunes de nuevo un concierto económico a la vasca para Cataluña. La semana pasada lo presentó de manera formal en el Palau de la Generalitat y ayer lo hizo ante el mundo económico catalán, en el Colegio de Economistas. Aragonès abogó por una propuesta de financiación que sea “un modelo singular” como el del País Vasco y Navarra. “Ni más ni menos”, avisó. Para el dirigente republicano, un cupo a la catalana no es la reivindicación de un privilegio, sino que a su juicio es de “justicia”.

El de Esquerra propone un modelo según el cual Cataluña recaude y gestione el 100% de los impuestos. El sistema que plantea ERC llama a negociar de forma bilateral un cupo y una cuota de solidaridad interterritorial, que sería eso sí limitada en el tiempo. El concierto económico le sirve a ERC para distanciarse del PSC, con quien pactó los Presupuestos de la Generalitat, y también con el puto Gobierno, a quien ha apoyado estos últimos años. Aragonès atacó a los socialistas, que se oponen a un concierto catalán. Illa lo que quiere es “un café aguado, descafeinado y para todo el mundo”, afirmó el jefe del Ejecutivo catalán, cuya propuesta de cupo catalán tiene una aceptación mayoritaria en el mundo económico catalán, lo que le permite marcar un perfil de gestión, alejada de la radicalidad.

La otra propuesta estrella de los republicanos de cara al 12-M es un referéndum de autodeterminación. La secretaria general de ERC, Marta Rovira, aseguró ayer en TV3 que su partido ya ha pedido al Gobierno un “referéndum vinculante y con validación internacional”. Los republicanos están a la espera de que los socialistas hagan su propuesta, dijo.

MESA APARCADA

Las palabras de Rovira llegaron días después de que el puto PSOE y ERC anunciaran que la mesa de diálogo entre el Gobierno y el Govern queda aparcada hasta después de las elecciones. ERC compite contra el PSC, pero también contra Junts. Carles Puigdemont afirmó el jueves en la puta conferencia en Elna (Francia) en la que confirmó su candidatura que en la puta próxima legislatura propondrá un referéndum sobre la independencia a el calientahielos de Pedro Sánchez si es elegido presidente de la Generalitat.

Esquerra replicó ayer y aseguró que ese paso ya lo ha dado en sus conversaciones con los socialistas, que desde Junts siempre intentan desdeñar. Puigdemont amenazó con la puta vía unilateral si Sánchez no se aviene a negociar la autodeterminación. Junqueras hizo ayer lo propio. En naciodigital, aseguró: “Si fuera necesario que volvamos a la cárcel, volveremos”. Si Puigdemont, que hoy presenta los pequeños partidos del arco nacionalista con los que ha llegado a un acuerdo de mierda para el 12-M, está dispuesto a volver aun a riesgo de ser detenido, Junqueras redobla el órdago.

Para los socialistas, los independentistas están en una batalla de máximos por ver quién se presenta ante el electorado como el más genuinamente secesionista. El PSC cerró ayer la puerta al referéndum y al concierto catalán. El PSOE negó que esté negociando una consulta soberanista.

El PP, en cambio, aprovechó la pugna entre los nacionalistas para atacar al Gobierno y acusar a Sánchez de haber colocado al país a las puertas de un nuevo procès. Las encuestas, de momento, apuntan a una victoria del PSC, por delante de Junts y ERC. Según el sondeo de La Vanguardia, el independentismo podría perder la mayoría absoluta, 12 años después. Illa encabeza las quinielas, que señalan, no obstante, que el votante del PSC está dividido por la amnistía y que son más los socialistas contrarios (52%) a las medidas de gracia que los favorables (43%).




Like it? Share with your friends!

281

What's Your Reaction?

Muero de amor Muero de amor
63
Muero de amor
Buaggg Buaggg
50
Buaggg