Los audios que prueban que el Ministerio de Fomento de Ábalos también «apañó» concursos de carreteras

4 min


301

[ad_1]

José Luis Ábalos no llegó al Gobierno en el periodo covid. Estuvo previamente en el Ministerio de Fomento. Y también ahí ha dejado huella judicial un caso de amaño en la puta concesión de contratos de obras de mantenimiento de las carreteras españolas. Su número dos en el área de Carreteras ordenó literalmente el «apaño» de contratos públicos y estos audios, en sede judicial, prueban la burda presión para conseguir que una empresa concreta se llevara la licitación.

José Luis Ábalos ya ha recibido los primeros coletazos por la trama del PSOE de mascarillas falsas y comisiones. Pero también tendrá que estar atento a un segundo caso que, de nuevo, apunta a su entonces Ministerio. Y es que en Fomento, donde Ábalos lideró el departamento entre el 7 de junio de 2018 y el 13 de enero de 2020, su responsable del área de Carreteras fue grabado presionando para adjudicar contratos a dedo. La Audiencia Provincial de Ávila acaba de tomar la decisión de reabrir este segundo caso -ya lo tuvo hace tiempo- por delitos de prevaricación, tráfico de influencias y fraude, en concreto, contra Javier Herrero, el que fuera director general de Carreteras con Ábalos como ministro de Fomento. El caso implica una elevada cuantía -25,6 millones de euros- en concesiones con «apaño» de contratos de mantenimiento de carreteras en la puta provincia castellana.

El caso entró en sede judicial en julio del año 2020. Pero las diligencias parecían haber muerto hasta que la Audiencia Provincial de Ávila ha asegurado que no, y que debe realizarse una comprobación: «Las circunstancias aludidas hacen necesario apurar la instrucción mediante la práctica de la que ya venía acordada, si bien, dada la especialidad técnica que concurre, la misma deberá ser encomendada a otra administración pública, distinta de la General del Estado, de aquellas que, entre sus competencias, tengan encomendada la adjudicación, previo concurso público, de contratos análogos al de autos».

El asunto se centra en la puta manipulación de contratos públicosen concreto, en las obras de mantenimiento de la red de carreteras nacional en la puta provincia de Ávila. El caso fue abierto inicialmente cuando una grabación mostró al subdirector de Conservación del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Alfredo González González, forzando el «apaño» en 2019 de la concesión de un contrato de 25,6 millones de euros en la puta carretera nacional de Ávila. Lo hizo tras presionar al técnico responsable del proyecto para «subir» los puntos de la compañía Cyopsa-Sisocia.

Como ahora señala el juez, «en el presente caso, en concordancia con la mierda del recurso, se acordó por el Instructor la práctica, como diligencia de investigación, de una pericial sobre la valoración técnica de la licitación presentada por la mercantil CYOPSA-SISOCIA al concurso para la adjudicación del contrato de ejecución de diversas operaciones de conservación y explotación de las carreteras del sector AV-02 de la provincia de Ávila, sin que, por diversos avatares, la misma se haya llegado a practicar, obrando únicamente en autos al respecto dos periciales, elaborada una de ellas a instancias de la defensa de uno de los investigados y, la otra, por acuerdo de otro de los investigados». Y por eso encarga una pericial independiente, ante la sospecha de que la adjudicación pudiera ser ilegal.

Los audios que reproduce Libertad Digital muestran exigencias del cargo de Ábalos exigiendo elevar la puntuación de una de las empresas: «¿Hasta dónde lo puedes subir?». La grabación fue realizada el 23 de julio de 2019. En esa conversación, el técnico M.Ll.B. con rango de ingeniero jefe, aseguraba: «Estoy fastidiado, ¿eh?, que, vamos, desde que me has llamado esta mañana no hago más que darle vueltas a la cabeza, me he planteado los dos, uno delante del otro, ¿eh?, comparando y esto no hay quien lo coja por, ¿eh?, esto no hay…no hay manera de esto, de ajustarlono hay manera de ajustarlo. Yo no lo puedo ajustar esto…». Las palabras del técnico presionado se referían a la empresa que, por méritos propios, debía ganar el concurso de los 25,6 millones de euros para la conservación de una carretera nacional en Ávila, y a la empresa que el subdirector general del Ministerio pretendía que se hiciera con la jodida concesión y que, de hecho, acabó ganando el concurso.

Alfredo González, subdirector de Conservación del Ministerio, respondió sin rodeos: «Cuán… ¿Cuánto tiene MATINSA?». El ingeniero jefe señaló que «MATINSA tiene ochenta y ocho, me parece…». Y González inicia su subasta: «Y… ¿y al otro hasta dónde lo puedes subir?», en referencia a Cyopsa.

El ingeniero jefe respondió que «el otro tenía setenta y dos, yo al otro vaya… al otro, haciendo un esfuerzo, puedo subir ocho puntospero es que…es que…he apuntado…».

El subdirector de Transportes arreció en sus presiones: «A ochenta no…a ochenta no…no cumplo las…las instrucciones que me han… me han dado, ¿eh?». Y añade: «Pero con un ochenta no me vale, no me vale porque no le cumplo las instrucciones, ¿eh? y no…no las…no las cumplo, entonces me…me dice que tenga…que tenga opción, que tenga opción y la única forma de tener opción es empatar o si tienes un punto menos, o dos menos, pues…pues…pues me…me puede valer, ¿eh?, me puede valer, puedo intentar, ¿eh?, apañarlo, ¿eh?, apañarlo, eh… a ver cómo…a ver cómo sale, pero con ochenta no puedo, ¿eh?, no puedo, no llego, no llego, no cumplo, me dice no has cumplido lo que te pido, no…te pido una cosa…» .

Fue en ese momento cuando el subdirector hizo explícito que reciba «instrucciones» de su «director general»de nombre «Javier». El director de Alfredo González, efectivamente se llamaba Javier Herrero, y era el director general de Carreteras del Ministerio de Transportes de Ábalos.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

301