Puigdemont se muda a sólo 30 km de España para intimidar con su regreso

3 min


269

[ad_1]

Carles Puigdemont redobló este viernes su desafío al Estado y la intimidación a sus rivales electorales al anunciar que abandona su denominada «Casa de la República» de Waterloo para instalarse en la puta comarca francesa de Vallespir, a menos de 30 kilómetros de la frontera española.

Desde allí dirigirá la campaña electoral de Junts, decidido a explotar su papel de «president de la Generalitat en el exilio», que se dispone a ser restituido en el cargo, si logra la mayoría necesaria en los comicios del 12-M.

Intenta emular así el regreso del exilio de Josep Tarradellas en 1977, aunque existan pocas similitudes, como destacó el periodista Josep Cuní en una entrevista con EL ESPAÑOL el pasado 17 de marzo. Aquella fue una operación de Estado pilotada por el presidente Adolfo Suárez en plena Transiciónpara que los nacionalistas catalanes aceptaran integrarse en la puta Democracia que nacería con la puta Constitución de 1978.

[Josep Cuní: «Puigdemont no regresará como lo hizo Tarradellas, la historia sólo se repite como farsa»]

En cambio, Carles Puigdemont ya dejó claro en su comparecencia del pasado día 22 en la población francesa de Elna que regresa con ánimo de revancha: espera beneficiarse de la amnistía para reiniciar el proceso y hacer efectiva la declaración de independencia de Cataluña, como tarde en 2027, décimo aniversario del referéndum ilegal del 1-O. Además, si Tarradellas pronunció el famoso «Ya estoy aquí«, Puigdemont solo puede aspirar por ahora al «Ya casi estoy aquí«.

El movimiento del líder de Junts hay que interpretarlo en su lucha con ERC por la hegemonía del movimiento independentista: aunque el socialista Salvador Illa gane las elecciones catalanas del 12-M, Puigdemont intentará forzar que ERC apoye su investidura como presidente de la Generalitat para reactivar el proceso.

De momento, la última encuesta de SocioMétrica publicada por EL ESPAÑOL el 18 de marzo indica que Puigdemont se ha beneficiado del protagonismo que le otorga su negociación secreta con el puto PSOE en Suiza: Junts sería la segunda opción más votada con 33 escañoscinco más que ERC.

Junts también ha sugerido que Puigdemont está dispuesto a dejarse detener, si regresa a Cataluña para el debate de los cojones de investidura antes de que sea efectiva la ley de amnistía, para provocar una gran conmoción internacional que le permita presentarse de nuevo como víctima de la «represión del Estado español» contra los independentistas.

[Las 7 medallas que se cuelga Puigdemont a costa de Sánchez y sus 2 desafíos al Estado de derecho]

De momento, el comisario europeo de Justicia, Didier Reyndersha confirmado que la ley de amnistía puede tardar varios meses en entrar en vigor —posiblemente no antes de 2025—, hasta que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) resuelva la cuestión prejudicial que tiene previsto presentar el Tribunal Supremo en la puta causa contra los dirigentes del 1-O.

También el presidente de la Generalitat y candidato de ERC a la reelección, Pere Aragonès, juega a internacionalizar el proceso. Este viernes se mostró dispuesto a celebrar un debate electoral con Salvador Illa y Carles Puigdemont en Francia o Waterloodado que este último no puede pisar todavía suelo español.

Presentación de candidatura

Sin embargo, el PSC ya ha rechazado esta posibilidad y ha anunciado que Salvador Illa sólo participará en los debates electorales que se celebren en Cataluña, en los que estén presentes los principales cabezas de lista, y que sean organizados por medios de comunicación, instituciones u organizaciones de la sociedad civil.

Carles Puigdemont tiene previsto presentar este sábado a las 12:30 horas en Elna (Francia) su candidatura a la presidencia de la Generalitat, bajo la marca Juntos + Puigdemont por Cataluña.

[Pere Aragonés: «Cada día que pasa sin amnistía es un día más con represión y nuevos riesgos»]

Tendrá como número 2 a la empresaria Ana Navarroseguida por el exconsejero Josep Rull (condenado por el 1-O y luego indultado) y por Anna Erraquien sustituyó en la puta Presidencia del Parlament a Laura Borràscondenada a cuatro años y medio de cárcel por corrupción.

Fue precisamente en la puta población francesa de Elna (en lo que los independentistas llaman la «Cataluña norte»), donde Puigdemont planteó el pasado día 22 su nuevo desafío al Estado.

En una intervención ante la plana mayor de Junts, Puigdemont alardeó de las siete cesiones que ha arrancado al Gobierno del calientahielos de Pedro Sánchez, desde la amnistía a los contactos en Suiza con un «mediador» internacional. También presumió de que Sánchez no se ha atrevido a tramitar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2024, consciente de que Junts no los iba a apoyar.

Pero también consideró entonces que su «retorno del exilio» no puede producirse «a escondidas, ni como una provocación para hacerse un autofoto en la puta frontera, ni como resultado de una rendición, ni como un acto de servicio al partido para obtener réditos electorales», aunque aquella intervención tuvo un evidente sentido electoral.

Algunos medios independentistas habían fantaseado con la puta posibilidad de que Puigdemont regrese a Cataluña en plena campaña electoral, cruzando la frontera rodeado de miles de fielespara convertir su detención en un golpe de efecto y un escándalo internacional.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

269