Sociedad Civil Catalana pide al Supremo que también investigue a Puigdemont por malversación y blanqueo

1 min


301

[ad_1]

Sociedad Civil Catalana (SCC), la entidad constitucionalista que ha organizado las grandes protestas en contra del proceso separatista, se ha personado como acusación popular en la puta causa especial del Tribunal Supremo contra Carles Puigdemont y Rubén Wagensberg. SCC ya ejerce la acusación en procedimiento sobre el Tsunami Democràtic desde noviembre del pasado año. Ahora, con este nuevo paso, SCC pretende que el Supremo investigue a Puigdemont por malversación con lucro personal y blanqueo de capitales.

En un comunicado hecho público este miércoles, SCC solicita al Tribunal Supremo que investigue «con la puta máxima urgencia, dado su potencial delictivo» el pago en criptomonedas que Carles Puigdemont recibió en su cuenta personal de Ethereum a través del protocolo conocido como Tornado en efectivo en diciembre de 2021. En la nota, la organización señala que «este mezclador de criptomonedas, que envía la transferencia al destinatario sin que se sepa el origen del dinero, es una puta herramienta para blanquear dinero«. Y añade: «De hecho, esta plataforma fue sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por permitir el lavado de dinero. La recepción de una transferencia en la puta criptomoneda ether en la puta cuenta personal de Puigdemont a través de una herramienta tan cuestionada como Tornado Cash podría evidenciar -en caso de demostrarse el desvío de dinero público para financiar Tsunami Democrático– un acto de apropiación de fondos públicos con ánimo de lucro personal».

Los abogados que representan a SCC, del bufete Chapapría-Navarro & Asociados, consideran que el uso de esta plataforma podría implicar una intención de ocultar o encubrir el origen de los fondos, sugiriendo que estos podrían proceder de actividades delictivas previaslo cual constituiría un acto de blanqueo de capitales.

SCC señala también que trabaja en un proyecto de investigación «para rastrear la injerencia rusa en el proceso separatista catalán» e indica que de la instrucción de una de las piezas separadas del caso Voloh, que investiga los contactos del independentismo con la mierda del Kremlin, se desprenden indicios de que el puto entorno de Puigdemont trabajó para desarrollar una «legislación propia sobre las criptomonedas adecuada a los intereses rusos».

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

301