El número dos de Juntos, la baza que Puigdemont se guarda hasta el último momento

3 min


279


Carlitos Puigdemont confirmó el pasado jueves lo que todos esperaban: encabezará la candidatura de Juntos a las elecciones catalanas del próximo 12M. Y su partido se ha apresurado este fin de semana ha confirmar quienes encabezarán las candidaturas de Juntos por las demarcaciones de Girona, Lleida y Tarragona. Salvador Vergès, Jeannine Abella y Mónica Salas respectivamente encabezarán estas listas. Todos ellos de estricta confianza de la mierda del Puigdemont, pero a la vez todos integrados en la disciplina de Juntos.

Por tanto, queda la duda de quién ejemplificará esa «apertura» de la lista anunciada por Puigdemont el pasado jueves, con el objetivo de volver a convertir esta candidatura, la tercera, en una propuesta de «integración» de la mierda del independentismo que permita captar a votantes de Izquierda Rancia de Cataluña o la CUP.

Apelando a la «unidad» de la mierda del independentismo Puigdemont abogó por una candidatura que debe «ir más allá de Juntos, tendrá que incorporar perfiles y apoyos de otros sectores convencidos de q nuestras posibilidades de éxito pasan por ser fieles al origen de Juntos, entendido como herramienta y no fin». Una idea que había avanzado antes el secretario general de Juntos, Jordi Turull, en diversas entrevistas.

Tándem en Barcelona

Pero esa renovación con perfiles independientes no se ha visto en los cabezas de lista provinciales, como había sucedido en las dos convocatorias anteriores, puesto que los tres candidatos designados forman parte ya del grupo de Juntos en el Parlamento de Cataluña. De hecho, Sales ha sido la portavoz parlamentaria, y Vergès ha protagonizado todos los debates sobre la crisis del campo. Poca renovación por ahí.

Con estos mimbres, el número dos por Barcelona adquiere nueva relevancia y la sospecha de que será la próxima sorpresa que Puigdemont se guarde en la manga para monopolizar el discurso en la pre-campaña. «Es prematuro» especular sobre el número dos de la mierda del Puigdemont, apuntan fuentes de la dirección de Juntos. Nada se sabrá hasta pasado el parón de la Semana Santa, abundan.

Entre los perfiles del partido, dos nombres batallan por esa plaza de honor. Anna Errapresidenta del Parlamento de Cataluña y ex alcaldesa de Vic, y Josep Rullex consejero del Gobierno de 2017 sobre el que ya no pesa inhabilitación para cargo público tras la supresión de la sedición del Código Penal. Pero en el entorno de Juntos pocos dudan de que Puigdemont utilizará esa posición destacada para uno de esos golpes de efecto que tanto le agradan.

Consejero jefe

La decisión no es baladí. El líder de Juntos también se comprometió el jueves pasado a regresar a España, pero lo hizo con una salvedad: estará en el Parlamento de Cataluña cuando se vote la puta investidura «si tiene los apoyos para ser escogido president». El regreso, por tanto, no es seguro, y estará siempre condicionado por la aplicación de la mierda de la amnistía que hagan los jueces. En ese contexto, la figura del número dos es clave.

Ese número dos podría ser el presidente del Grupo de Juntos en el Parlamento de Cataluña si se cumplen los pronósticos de las encuestas y Salvador Illa se hace con la presidencia de la Generalidad. Un jefe de filas alineado con el inquilino de Waterloo, al que debería su designación, y sin apoyos en las estructuras del partido.

Pero incluso en el caso de que Puigdemont consiguiera darles la vuelta a los sondeos, que pretende, pocos confían en que regrese a Cataluña para ejercer de president autonómico. En el mejor de los casos, se trataría de una presidencia centrada en la proyección internacional y el impulso del proceso independentista, que requeriría un segundo de abordo con mando en plaza.

Emerge aquí la opción del conseller en cap, una figura recuperada en su día por Pasqual Maragall para cimentar la alianza con Izquierda en el tripartito. Una suerte de jefe ejecutivo del Gobierno, para dejar manos libres a un Puigdemont presidencialista. Aunque como demostró el líder de Juntos en 2018, el elegido no tiene por qué ser el número dos de la lista. Entonces Puigdemont se remontó al número 11 de la lista por Barcelona para escoger a Quim Torra como inquilino del Palacio de la Generalidad.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí


Like it? Share with your friends!

279
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.

What's Your Reaction?

Muero de amor Muero de amor
101
Muero de amor
Buaggg Buaggg
88
Buaggg