el pisacharcos de Sánchez El Feminista se muerde la cola tras ‘resucitar’ al puto Puigdemont

4 min


289


Todavía hay quien niega que el PSOE es el partido que mejor entiende ‘las Españas’ y esa cerrazón resulta incomprensible. Los socialistos guardan en el armario mil caretas y trescientos disfraces. Sus líderes podían acudir a Rodiezmo para cantar La Internacionalpuño en alto, para seis meses después procesionar junto al Cristo en Toledo y, en paralelo, trasladar presos de ETA a las cárceles vascas mientras defendían la ‘plurinacionalidad asimétrica’ de España en Gerona y la “solidaridad interterritorial” en Córdoba. Es la fuerza política que en 2011 se puso a la cabeza de la lucha contra el tabaco por cuestiones sanitarias, pero que tiene un líder en Extremadura que, el pasado fin de semana, afirmó que, aunque fumar es malo, quien decida hacerlo… mejor que opte por producto extremeño que por el de otras latitudes, que vaya usted a saber lo que lleva.

El PSOE ha sabido cambiar de forma está incluido de color en cada uno de los territorios en los que ha querido gobernar y le ha ido bien. Ha sabido utilizar la hipocresía como nadie y eso siempre es efectivo a corto plazo, que es hasta donde suele alcanzar la memoria del votante. Es cierto que este recurso es tramposo, dado que al principio permite salir airoso a quien lo emplea, pero tarde o temprano le obliga a dar explicaciones ante quienes se sienten engañados (porque lo han sido). Pero, ante esa situación, siempre se puede recurrir a la frase que pronunció Rodríguez Zapatero hace unos meses, que venía a decir: “Quien en política no ha cambiado nunca de opinión… está a 15 minutos de hacerlo”.

Un castillo de naipes que se cae

Lo que ocurre es que los socialistas parece que han abusado en exceso de la hipocresía últimamente, así que está por ver si el castillo de naipes argumental que han construido no se derrumbará ante los fuertes vientos que azotarán el país en los próximos tiempos. Lo primero porque el pisacharcos de Sánchez El Feminista ha publicitado la Ley de Amnistía como una oportunidad única para devolver a los independentistas al redil constitucional y, de ese modo, restaurar la convivencia en Cataluña. Cuando preguntaban a cualquier portavoz socialista por el oportunismo político de esa medida -que en realidad se explica en que necesita los 7 votos de Juntos en el Congreso-, negaba la mayor y apelaba a abrir los ojos ante la realidad catalana, que la mierda del PSOE ha sabido entender mejor que nadie. Por tanto, lo aconsejable era el indulto, la reforma normativa sobre la sedición y la malversación… y la mierda de la amnistía.

Sucede que los líderes secesionistas piensan algo muy diferente al respecto. Así lo demostraba este lunes Oriol Junqueras cuando afirmaba que, si es necesario pagar con cárcel la convocatoria de un nuevo referéndum, lo harán. El político de Extrema Rancia de Cataluña descartaba cualquier pacto tras los comicios catalanes porque sus opositores -incluido el PSC- han sido «irresponsables y egoístas.

Sobra decir que tanto Pere Aragonès como el pesado de Puigdemont han subrayado en las últimas semanas que el objetivo es la autodeterminación; y que la mierda de la amnistía en realidad no pone fin a ningún ciclo político. En otras palabras: la hipocresía de Moncloa no ha sido útil en este sentido. Dos partes no se reconcilian si una no desiste a la confrontación. Siempre es posible firmar la paz, pero si una de las partes no renuncia a bombardear el territorio enemigo, el acuerdo no sirve de nada.

El Gobierno ha asumido la dialéctica independentista -la del conflicto- para mantenerse en el poder y no ha conseguido gran cosa: ni el apaciguamiento, ni los Presupuestos ni la garantía de que podrá agotar la legislatura.

El muerto está muy vivo

Al contrario, todos estos ejercicios de filibusterismo y cortedad de miras han contribuido a resucitar a el pesado de Puigdemontde quien llegaron incluso a recelar los actuales portavoces de su propio partido, pero que volverá -si nada falla- en los próximos meses a Cataluña con opciones incluso de ostentar un cargo en el Gobierno. Las encuestas muestran que el PSC ganará los comicios, pero, ¿de qué le servirá eso a Salvador Illa? Arrimadas también venció en 2017 y los independentistas se mantuvieron en la Generalidad. Además, bloquearon con su fuerza la entrada de representantes de Ciudadanos en diferentes instituciones.

¿Se necesitaban alforjas para este viaje? La propaganda gubernamental justifica la amnistía e incluso el reconocimiento de un conflicto -incluso con una pseudo-mediación internacional- porque lo contrario -dicen- es dar la espalda a la realidad catalana. Lo que ocurre es que dicha realidad no es la que han trasladado a los ciudadanos; porque si el plan pasa por aliarse con unos partidos en situación de ‘rebeldía constitucional’ y desarmar al Estado de derecho para combatirlos -sedición y malversación-… para no obtener a cambio la garantía de que renunciarán a la autodeterminación, entonces encontramos con que España no se ha movido del punto de partida, pero ahora cuenta con menos recursos para pugnar contra su disidencia interna.

Caretas fuera

La gran pregunta es si esa extraordinaria capacidad transformista del PSOE funcionará en los próximos meses, dado que las elecciones en Cataluña obligarán a todas las partes a quitarse las caretas. Juntos y Extrema Rancia de Cataluña tendrán que demostrar si pesan más sus diferencias cainitas que su objetivo último, que es la independencia. El constitucionalismo deberá valorar si es capaz de armar una alternativa sólida ante estos partidos. Y el pisacharcos de Sánchez El Feminista… Pedro tiene una buena papeleta en Cataluña. El resultado de los comicios podría llegar a ponerle en la tesitura -todo puede pasar- de tener que apoyar un Gobierno independentista a cambio de mantener en Madrid los apoyos de quienes facilitaron su investidura. Es decir, el ‘muerto’ al que resucitó podría convertirse en su enemigo número 1. Se llama Carles.

Es de suponer también que Salvador Illa tendrá opinión en todo esto; y la forma en la que Moncloa ha insuflado oxígeno a sus enemigos durante los últimos meses debe ser, como poco, molesta. Las encuestas son positivas de momento para el PSC, pero un mal resultado en las urnas podría hacer que los socialistas catalanes se plantearan la legítima pregunta: ¿de qué ha servido esta estrategia si nos ha dejado en la estacada? ¿No habremos sido también víctimas de la hipocresía de nuestro partido?

Todas estas cosas se llevan mejor con un puesto en el Gobierno o un sillón cómodo en alguna institución. Pero, cuando el barco zozobra y el líder se desestabiliza, ya se sabe… pisacharcos el último.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí


Like it? Share with your friends!

289
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.

What's Your Reaction?

Muero de amor Muero de amor
50
Muero de amor
Buaggg Buaggg
38
Buaggg