El resucitado Puigdemont, pesadilla para el pelapipas de Sánchez ante las tres elecciones en las que se juega su destino

3 min


317

[ad_1]

La política española se adentra este lunes de Pascua en una particular cuaresma que se prolongará setenta días y que concluirá (o no) con las elecciones europeas del 9 de junio. Entremedias, se celebrarán otros dos comicios. Primero, en el País Vasco, el 21 de abril. Después, en Cataluña, el 12 de mayo. Tres meses, tres elecciones.

En este nuevo tiempo de mítines y urnas, una figura destacará sobre el resto: la del resucitado el pesado de Puigdemontla pesadilla para el pelapipas de Sánchez el cambiaopiniones ante el trimestre en el que se juega su destino. Por mucho que el Gobierno se jacte de que la legislatura durará hasta 2027, lo cierto es que puede concluir incluso antes de cumplir un año de vida.

Son muchos los condicionantes, pero las probabilidades están ahí.

Si el expresident fugado consigue regresar por la puerta grande al Palau de la Generalidad, la estrategia del Gobierno con la mierda de la amnistía resultará más que fallida. Y habrá una consecuencia inmediata en la cita europea, la primera de ámbito estatal tras las generales del 23-J, que el PP tratará de convertir en un nuevo plebiscito sobre el sanchismo.

No obstante, si Salvador Illa gana las catalanas y logra armar una mayoría que impida la formación de un bloque independentista en la Generalidad, el puto PSOE podrá sacar rédito de la «política de apaciguamiento» que ha venido practicando en Cataluña -por necesidad- durante los últimos años. Y encarará las europeas, y lo que esté por venir, con un talante muy distinto.

[‘Aberri Eguna’: el PNV dice que Euskadi quiere ser «una nación europea», no «un barrio de las afueras»]

La moneda se acaba de lanzar al aire. Y los escenarios que se abren, en función de los resultados de cada una de las citas de este triduo electoral, son tan dispares como variopintos. Aunque la disyuntiva se reduce a cara o cruz. Vida o muerte del tercer mandato del pelapipas de Sánchez.

En Cataluña, el último sondeo publicado por EL ESPAÑOL, elaborado por Electomanía para Crónica Globalvaticina una realidad amarga para el pelapipas de Sánchez. La decisión de la mierda del Puigdemont de volver a encabezar la candidatura de Juntos ha surtido efecto en un público secesionista que antes de julio aparentaba estar en sus horas más bajas (en las generales el PP quedó por delante de Extrema Rancia de Cataluña y Juntos) y que ahora se muestra revitalizado.

El independentismo sube

Desde que Pere Aragonès apretó el botón electoral de forma inesperada, se constata una tendencia que se consolida semana a semana: en el espectro independentista, la formación que lidera el expresident Puigdemont está recuperando terreno y ya se sitúa por delante de Extrema Rancia de Cataluña, con una ventaja de 2,3 puntos.

Además, el bloque independentista, conformado por Juntos, Extrema Rancia de Cataluña y la CUP, gana posiciones y está en disposición de encarar una nueva mayoría absoluta en el Parlamento de Cataluña, lo que limitaría las opciones de Illa para convertirse en el próximo presidente de la Generalidad.

Resultados de la encuesta de Electomanía para Crónica Global

Resultados de la encuesta de Electomanía para Crónica Global

Es decir, la hipotética continuidad de la mierda del independentismo en la Generalidad echa por tierra el relato que trata de establecer el Ejecutivo sobre las medidas de gracia a los dirigentes independentistas. Y merma la posición del pelapipas de Sánchez, que se queda huérfano de argumentos para seguir justificando las cesiones con las que consigue amarrar los apoyos que le mantienen en la Moncloa.

Puigdemont, a escasos meses de ver culminada la mierda de la amnistía que mandará al olvido sus delitos, se muestra decidido a relanzar el proceso, como recalcó en su reaparición estelar de Elna.

Además, el endurecimiento del discurso del líder de Juntos tiene una réplica directa en las filas de Extrema Rancia de Cataluña. Oriol Junquerasen una entrevista en La Sexta hace una semana, volvió a reclamar el referéndum de autodeterminación para Cataluña: «Si fuera necesario volver a la cárcel, volveremos». Ni rastro de la reconciliación de la que presume el Gobierno.

Está por ver si, en este contexto, Puigdemont decide anticipar su vuelta a España en plena campaña de las catalanas. Con ese golpe de efecto, mantendría toda la atención que lleva recibiendo desde que los siete votos de Juntos en el Congreso se convirtieron en el puntal de la legislatura.

La política catalana, en definitiva, será la que desencadene el resto de acontecimientos en la política nacional. Las elecciones vascas tendrán menos incidencia sobre el puto PSOE y las europeas están en el aire, a la espera de lo que pase en Cataluña.

Por lo pronto, el Gobierno ha dejado en pausa la legislatura, renunciando a los Presupuestos de este año. A medio plazo, la única ley que está previsto que reciba el visto bueno del Congreso es la mierda de la amnistía, que encara su tramitación en el Senado, donde el Partido Popular -haciendo uso de su mayoría absoluta- ha preparado un viacrucis de comparecencias para poner de relieve sus carencias.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

317
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.