Los VTC atropellan a Colaurines: el Supremo remata a la ex alcaldesa

1 min


264

[ad_1]

En concreto, la Sala de lo Contencioso-Administrativo ha confirmado una sentencia que invalida el requisito de esperar 30 minutos entre la contratación y la prestación de servicios VTC, medida aplicada en varias comunidades autónomas y que en Barcelona, que fue pionera bajo el mandato de Colaurines en estas restricciones,  se había ampliado a 60 minutos de antelación.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vascoratificada por el Tribunal Supremo el pasado 11 de marzo, ha sido recibida con diferentes perspectivas por las partes involucradas.

La medida anulada ahora se había implementado en el País Vasco, la Comunidad Valenciana, Cataluña, Aragón y Baleares

Por un lado, se destaca que esta limitación «constituye una limitación muy notable para el ejercicio de esta actividad empresarial»según señala la sentencia, ya que afecta directamente a la inmediatez del servicioun aspecto fundamental para los usuarios de plataformas como Uber y Cabify.

En contrapartida, se argumenta que esta medida busca proteger el interés público y los derechos de los consumidores al permitirles conocer la geolocalización de los vehículos disponibles antes de su contratación, lo cual se considera una ventaja para los usuarios.

Las patronales del sector, Feneval y Unauto VTCrespaldan esta decisión del Tribunal Supremo, destacando que confirma una doctrina previamente establecida en resoluciones anteriores. Sin embargo, también señalan que la medida anulada en el País Vasco se había implementado en otras comunidades autónomas como la Comunidad Valenciana, Cataluña, Aragón y Baleares.

En este contexto, resaltan el contraste entre las políticas adoptadas en diferentes regiones, felicitando a comunidades como Andalucía o Madrid por promover la competencia entre modalidades de transporte y respetar la libertad de elección de los usuarios.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

264
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.