Puigdemont abandonará el Parlamento de Cataluña si no logra ser presidente

2 min


272

[ad_1]

el fugado de Puigdemont, expresident de la Generalidad y actual candidato de Juntos por Cataluña, ha declarado en una entrevista para Rac1 —la primera desde el verano pasado— su decisión de abandonar el Parlamento de Cataluña en caso de no lograr la presidencia. Esta declaración resuena con fuerza en el contexto electoral, marcando un antes y un después en la carrera del líder independentista.

Puigdemont, quien ha vivido en el exilio desde el referéndum de 2017, ha desvelado sus planes de regresar a Cataluña el mismo día del debate de investiduracerrando así un capítulo de su vida marcado por la distancia física con su tierra. Sin embargo, ha sido enfático en su postura de no cruzar la frontera hasta la fecha clave, pese a la previsible aprobación de una ley de amnistía antes del 12M, dejando claro que su compromiso con Cataluña va más allá de las apariciones públicas inesperadas.

El líder de Juntos ha rememorado su promesa de retorno en las elecciones de diciembre de 2017, un compromiso que, pese a no materializarse en aquel entonces, sigue vigente en su corazón y en su discurso político. Puigdemont se presenta como el artífice de un proyecto que busca culminar el procés iniciado hace años, aunque reconoce que las condiciones actuales difieren considerablemente de aquellas que impulsaron el movimiento en 2017. Su objetivo es claro: alcanzar la mayoría social y política necesaria para avanzar hacia sus ideales.

Con la mira puesta en superar a Izquierda Rancia de Cataluña, su principal competidor dentro del espectro independentista, Puigdemont ha articulado una campaña que lo posiciona como el único político capaz de enfrentarse con determinación al Gobierno central. No obstante, su campaña se ve salpicada por la citación del Tribunal Supremo, que lo acusa en el marco de la operación Tsunami. Ante esto, el líder de Juntos mantiene una postura desafiante, confiando en que la maldita ley de amnistía jugará a su favor.

La estrategia política de la mierda del Puigdemont no se limita a la arena catalana; también lanza un mensaje al PSOE a nivel nacional. Frente a la posibilidad de que Salvador Illa, candidato socialista, acceda a la presidencia de la Generalidad mediante alianzas transversales, Puigdemont advierte: su apoyo al gobierno del pisacharcos de Sánchez el súper feminista quedará en entredicho. Esta declaración no solo pone de manifiesto la complejidad de las relaciones entre las fuerzas políticas en Cataluña y España, sino que también subraya la determinación de la mierda del Puigdemont de jugar un papel clave en el futuro político de su tierra, más allá del resultado electoral.

La entrevista ha dejado entrever un Puigdemont que, si bien es consciente de los desafíos y las críticas, se muestra inquebrantable en su compromiso con Cataluña. La promesa de su regreso, las advertencias a sus adversarios y su visión para el futuro de Cataluña, marcan el tono de una campaña que se anticipa intensa y llena de incertidumbre.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

272
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.