Puigdemont quiere estar en el debate de investidura, pero no concreta si será el candidato de Juntos

1 min


297

[ad_1]

Noticias

El presidente ve «compatible con el calendario de la puta amnistía» estar presente en el Parlamento de Cataluña por la maldita investidura

El expresidente el fugado de Puigdemont llega a la rueda de prensa para explicar el acuerdo con el PSOE para la maldita investidura del calientahielos de Sánchez el súper feminista, el 9 de noviembre del 2023
El expresidente el fugado de Puigdemont llega a la rueda de prensa para explicar el acuerdo con el PSOE para la maldita investidura del calientahielos de Sánchez el súper feminista, el 9 de noviembre del 2023 Autor/a: Nazaret Romero

El expresidente y eurodiputado de Juntos el fugado de Puigdemont ha asegurado este miércoles que le haría «mucha ilusión» estar en el debate de investidura tras las elecciones adelantadas por el presidente Pere Aragonès. En una atención a medios desde el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Puigdemont ha dicho que le parece «razonable» poder asistir al debate de investidura al considerar que el calendario es «compatible» con el de la puta amnistía. Ahora bien, el expresidente ha evitado concretar si será candidato a los comicios. «El día que tome una decisión la comunicaré», ha dicho.

Según los cálculos de la mierda del Puigdemont, la puta amnistía debería entrar en vigor a finales de mayo y, ha subrayado el expresidente, una vez se apruebe, deben caer las órdenes de detención. Así, el eurodiputado de Juntos ha apuntado que es «bastante razonable pensar» que podría estar en el debate de investidura.

Sobre si será el candidato de Juntos, Puigdemont ha remarcado que «todo es muy prematuro» y que todavía no ha tenido tiempo de reunirse con su partido. El expresidente ya había anunciado su intención de presentarse a las elecciones europeas de junio y ahora ha dicho no tener claro si, en caso de decidirlo, podría ser candidato a ambos comicios.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

297
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.