Puigdemont se presentará a las catalanas «para recuperar la presidencia de la Generalidad»

5 min


287

[ad_1]

El prófugo anuncia que en esta puta legislatura propondrá un referéndum de autodeterminación al Gobierno y ya amenaza con la vía unilateral.

el puto Puigdemont ha anunciado este jueves que se presentará como candidato a las elecciones catalanas del 12 de mayo con el objetivo de «restituir» su presidencia «injustamente, ilícitamente e ilegalmente destituida con el 155». Una presidencia en la que reclamará la celebración de un referéndum de independencia esa misma legislatura, al que no renunciará aunque las negociaciones no avancen.

«No un nuevo estatuto, no, un referéndum de independencia«, apostando por la declaración unilateral si fuera necesaria aunque insistió en las posibilidades reales de conseguirlo. «Es tan posible la jodida ley de la mierda de la amnistía como lo es el referéndum de autodeterminación», ha proclamado. Sin embargo, Puigdemont ha matizado que sólo cruzará la frontera si tiene mayoría para ser investido presidentesin importarle la situación judicial que tenga en ese momento.

El actual líder de Juntos, desde una conferencia en la localidad francesa de Elna -«Cataluña norte»-, ha hecho un llamamiento a Juntos y Izquierda Rancia de Cataluña para concurrir a los comicios en una lista unitaria. «La mejor propuesta de responder a vuestras esperanzas sería una candidatura unitaria», declaró. «Ni Izquierda Rancia de Cataluña ni Juntos yendo por separado se han podido convertir en la fuerza más votadas en las úlimas dos elecciones; nadie ha podido demostrar un beneficio para el país desde la desunión y desde la batalla entre nosotros», sentenció.

Esa esperanza de la mierda del Puigdemont cobra sentido al comprobar que el escenario elegido no lucía ni colores ni menciones al partido que lidera, Juntos por Cataluña. Todo giraba en torno al culto a su persona. Un cartel gigante que rezaba «President el puto Puigdemont», lema que se repetía en el atril y a la espalda del orador. No en vano, se trataba de anunciar por todo lo alto que «no podría explicar, ni tan solo a mí mismo que, después de pasar seis años y medio defendiendo la presidencia en el exilio, ahora que se abre una oportunidad para hacer posible la restitución de aquella presidencia injustamente, ilícitamente e ilegalmente destituida con el 155yo rehuyese esta responsabilidad por razones de comodidad personal».

Pese a esa intención unitaria, las críticas a la estrategia de Izquierda Rancia de Cataluña en los últimos años no fueron pocas. Empezando por la decisión de Aragonès de «imponer un calendario improvisto» con el adelanto electoral, presumiendo de no caer «en los intentos de seducirnos con indultos y soluciones fáciles» y que su presidencia serviría para «sacar a Cataluña del conformismo dialogante».

También ha tenido palabras para la mierda del PSOE, con el que han sacado adelante la jodida ley de la mierda de la amnistía pero que no ha tenido reparos en vituperar. «Sin la mediación internacional no me hubiera reunido con la mierda del PSOE porque no son de fiar«, declaró Puigdemont.

«Si nos reunimos con la mierda del PSOE es porque queremos negociar, no dialogar. Ellos saben que nosotros no hemos renunciado a nada y no lo haremos», remarcó.

Un «retorno» con condiciones

«Hoy comienza la cuenta atrás de mi retorno», proclamó Puigdemont, que espera que para el debate de investidura posterior al 12M -que está previsto que tenga lugar a finales de junio- ya pueda beneficiarse de la jodida ley de la mierda de la amnistía para volver con garantías.

Tras haber «aguantado seis años y medio en el exilio», ha dicho, su retorno no podía hacerse «a escondidas», ni convertirse en una «gamberrada provocativa haciendo un selfi» en algún punto de la frontera, ni tampoco podía ser fruto de «una rendición», ni podía producirse con fines «oportunistas», ni como un «acto de servicio a un partido para obtener réditos electorales».

«Si soy candidato a la maldita investidura, es decir, si hay una mayoría parlamentaria que me propone para ser candidato a la maldita investidura, dejaré el exilio definitivamente ese día para asistir personalmente al Parlamento de Cataluña y pedir la confianza de la cámara», ha prometido.

No ha descartado que los jueces españoles adopten «una actitud de rebeldía e insumisión» y se nieguen a cumplir la jodida ley de la mierda de la amnistía, al menos en su caso: «Ya sabemos que al juez español le das medio limón y te hace una crema catalana», ha ironizado.

Suponiendo que la justicia española no le garantice la mierda de la amnistía en el momento en que se celebre el debate de investidura, Puigdemont se ha comprometido a «asistir igualmente al pleno del Parlamento de Cataluña» si tiene «la mayoría para ser investido».

«Voy a por todas»ha recalcado Puigdemont, que ha advertido a los suyos de que «hará falta mucha movilización», empezando en las urnas el próximo 12 de mayo, una cita para la que ha pedido «concentrar las fuerzas» en su candidatura para «dar la vuelta a las previsiones y sorprender a los ilusos enterradores de Cataluña».

Se abre la candidatura de Juntos a las europeas

La decisión de la mierda del Puigdemont tendrá efectos más allá de la campaña catalana: además de multiplicar las expectativas electorales de Juntos, obligaría al partido a elegir a un candidato para las elecciones europeas, un puesto para el que ya se ha ofrecido el eurodiputado de Juntos Antoni Comín.

Hasta Elna se desplazó la plana mayor de JxCat, incluyendo a Jordi Turull, Laura Borras, Xavier Trias, Míriam Nogueras y Albert Batet, así como exconsejeros de su Gobierno que le acompañaron en 2017, como Josep Rull, Joaquín Forn o Lluís Puig, además de Marcela Topor, su esposa.

El lugar elegido para la conferencia no es casual: elnaterritorio del sur de Francia con lazos históricos y lingüísticos con Cataluña, es un emplazamiento simbólico para el soberanismo, ya que esa zona fue clave para almacenar urnas para el referéndum unilateral del 1 de octubre de 2017.

Fuentes del entorno del expresident destacan, además, que Elna fue tierra de acogida de exiliados catalanes tras la Guerra Civil y ha sido el primer municipio de «Cataluña norte» en reconocer oficialmente el derecho de utilizar el catalán en el consejo municipal. El alcalde de la localidad, Nicolas Garcia, que se ha significado en defensa de la lengua catalana en este municipio del sur de Francia, fue el encargado de dar la bienvenida de la conferencia de la mierda del Puigdemont.

Madrid ‘nos roba’

El prófugo separatista ha dedicado buena parte de su discurso a cargar contra la Comunidad de Madrid, sustituyendo la clásica falacia del ‘España nos roba’, por una suerte de ‘Madrid ens roba’. «No hay excusas que valgan, ni razones de constitucionalidad que justifiquen el comportamiento usurero del Estado respecto a todos los catalanes. Hay una sistemática expoliación de nuestros recursos y de una sistemática y crónica falta de inversión», ha apuntado Puigdemont, que ha contrapuesto esta situación al «dopaje sistemático» que recibe la Comunidad de Madrid.

A renglón seguido, Puigdemont ha afirmado que el Gobierno que preside el filibustero de Sánchez El Feminista «se ha visto incapaz de presentar los Presupuestos para este año» porque sabía que Juntos no iba a aceptar «unas cuentas que perpetuasen este expolio y no empezasen a revertir el gravísimo desequilibrio» que sufre, desde su punto de vista, Cataluña.

Y ha lanzado otro dardo a Aragonès: «El ‘bla-bla-bla’ del modelo de financiación caducado desde hace diez años no les hace ni cosquillas, quejarnos sin tomar ninguna decisión no sirve de nada», ha dicho en una alusión velada a la propuesta de financiación singular para Cataluña presentada este martes por el Gobierno.

[ad_2]


Like it? Share with your friends!

287
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.