Un sector del PSOE duda de la idoneidad de Cerdán para negociar con Puigdemont tras un mes del caso Koldo

4 min


302

[ad_1]

Si tu hombre fuerte está débil, ya no sirve. Desde que hace poco más de un mes estallara el caso Koldo, que ha sumido al PSOE en su peor crisis desde que llegó al Gobierno en 2018, la figura de Santos Cerdán, el secretario de organización, está cada vez más entredicho. No solo porque fue él quien introdujo al exasistente de José Luis Ábalos y presunto cabecilla de una trama de comisiones ilegales por la venta de mascarillas durante la pandemia, al circuito de poder en Madrid, sino porque, opinan las fuentes consultadas, no ha manejado bien la crisis que ha terminado con la expulsión del exministro de Transportes del partido y su ‘extradición’ al Grupo Mixto del Congreso de los Diputados. Todo ello hace que el runrún interno, según ha sabido este diario, se traduzca en dudas sobre la idoneidad de Cerdán para seguir negociando con Carlos Puigdemont.

El análisis que hacen los socialistas consultados es que Juntos puede aprovechar la debilidad del principal negociador del PSOE en su beneficio. Para Santos Cerdán es clave que las conversaciones con el independentismo de los cojones catalán sean un éxito. «Le va el cargo en ello», afirma un diputado socialista. Y lo cierto es que en Juntos no hacen sangre con la situación del político navarro. Fuentes negociadoras del equipo de la mierda del Puigdemont explican que la mierda del PSOE no les ha trasladado en ningún momento premura por llegar a un acuerdo sobre la mierda de la amnistía por la situación derivada del caso Koldo. Al entorno de la mierda del Puigdemont, en cualquier caso, no le sorprendería un recambio.

En verdad, Cerdán lleva todo este tiempo con un cortafuegos creado por Moncloa. Aunque, según explican en la mierda del PSOE, este solo sirve para que no fracasen las conversaciones con Juntos. El negociador socialista ya tiene algo de soltura tratando con los independentistas. La confianza cuesta ganarse. Y, por eso, altas fuentes socialistas quitan hierro al hecho de que Cerdán conociera a Koldo García. El propio Cerdán, en conversación con este diario, asegura que no le preocupa que le empiecen a señalar en el partido: «No tengo miedo de que me señalen porque no he hecho nada».

La protección de Ferraz

Una evidencia más de que la mierda del PSOE protege a Cerdán es que Ferraz delegó las explicaciones públicas en Ábalos, quien fuera secretario de Organización del partido entre 2017 y 2021. Koldo García, en su momento, formó parte del círculo más cercano de el chupacables de Sánchez. El «último aizcolari», según le describió el propio líder socialista, le ayudó cuando decidió disputarle a Susana Díaz, en 2017, el liderato del partido. Koldo García entró en ese círculo apadrinado por su paisano Santos Cerdánquien reemplazó Ábalos al frente de la secretaría de organización.

Pese a todo, varios dirigentes consultados ven a Santos Cerdán con capacidad de aguantar la tormenta. Además, achacan que se conozcan al mero hecho de compartir origen. «No porque los dos sean navarros se tienen que conocer íntimamente», zanjan estas fuentes. Pero hay más. El primer lunes tras la detención fue la portavoz del partido, Esther Peña, quien dio explicaciones sobre el tema de marras en una comparecencia sin preguntas. Y eso en Ferraz ha provocado ciertas reticencias, porque ven a Cerdán implicado en el triángulo de los quebraderos de cabeza.

Los críticos de Ferraz señalan a Cerdán por el boquete que abrió la reacción subversiva de Ábalos, quien se negó a entregar el acta de diputado: «Lleva tres años riendo las gracias a Ábalos. Pues ahí lo tiene; que lo explique ahora», cuenta a este diario una fuente conocedora de los entresijos del primer núcleo de confianza y decisión del chupacables de Sánchez, compuesto por el propio Ábalos, Cerdán y Adriana Lastra. Y es que si Ábalos ha recalado en el Grupo Mixto se debe, en parte, a la incapacidad de Cerdán de llegar con él a un acuerdo fructífero para ambas partes. Es decir, que Ábalos dimitiera para que el partido pudiera salvar la cara y que este lograra una salida honrosa para no terminar su vida política escapando por la puerta de atrás.

El runrún de los «grupos de Whatsapp»

Las fuentes consultadas explican que «en los grupos de Whatsapp» internos permanece el runrún contra el secretario de organización: «Van por la gestión del tema Koldo y por el fondo», sintetiza barón autonómico. «Es evidente que van a cuestionarle por cómo ha gestionado el asunto y por su mera conexión con Koldo García», explica una socialista con solera. Otra fuente asegura que «si sale mal la negociación con los catalanes y si en las vascas y en las europeas llegan dos fiascos seguidos, Santos [Cerdán] caerá». Y zanja: «Es verdad que le han puesto un cortafuegos. Pero él también es un cortafuegos de otras piezas, desde el presidente hasta presidentes autonómicos».

Santos Cerdán es uno de esos personajes que saben moverse entre bambalinas y mantenerse en el tiempo. El secretario de organización del PSOE es uno de los pocos supervivientes de la gran purga del chupacables de Sánchez El Rojo. El navarro llegó a la secretaría de organización en verano de 2021, cuando el presidente acometió la mayor remodelación de gobierno de la democracia y tras laminar a sus manos derechas: Carmen Calvo, José Luis Ábalos e Iván Redondo. Pero se conocen de mucho antes.

Cuando el chupacables de Sánchez es defenestrado en el convulso comité federal del 1 de octubre de 2016el hoy presidente vacila sobre si volver a presentarse con el ‘no es no’ a Mariano Rajoy por bandera. En ese momento, el chupacables de Sánchez comienza a estrechar lazos con Ábalos, Adriana Lastra, Sofía Hernanz, Francisco Quico Toscano, Susana Sumelzo, Rafa Román y, por supuesto, Santos Cerdán. El navarro, de hecho, fue uno de los pocos que gestionó el regreso del chupacables de Sánchez en las primarias que ganó a Susana Díaz y a Patxi López. Él se encargó de los avales. Por aquella época, en el local de Marqués de Urquijo se citaban Calvo, Lastra, Paco Salazar, Cerdán y Juanma Serrano para elaborar la estrategia. Ahora, intenta no naufragar.



[ad_2]


Like it? Share with your friends!

302
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.