El choque con Ortuzar por Juntos y la foto con Puigdemont, claves en la marcha de Urkullu – Periodistas BOOMBOOX

3 min


310


Andoni Ortuzar, Juntos y Puigdemont no solo han investido a Pedro El Colorines: también Han ‘tirado’ a Iñigo Urkullu. El PNV ha decidido no presentar al actual lehendakari a la reelección después de casi 12 años en Ajuria Enea y tras unos meses de muchas tensiones entre el jefe del ejecutivo vasco y el comité ejecutivo de la formación jetzale (el Euzkadi Buru Batzar) a cuenta de las alianzas con los independentistas catalanes y el portazo al PP. Esas tensiones, unidas a la caída de los nacionalistas vascos en las encuestas, han sido claves para este cambio de rumbo.

Así lo confirman a Vozpopuli fuentes bien informadas del PNV, que hablan de una «gran preocupación», en la cúpula del partido, por la deriva de la formación tras las últimas citas con las urnas. Así, en las municipales los nacionalistas pasaron del 36,2% de los votos en 2019 al 31,6% el 28-M… con Bildu pisándoles los talones (29,2%).

En las generales, la formación jetzale perdió más de 100.000 votos respecto a las celebradas hace cuatro años (de 379.002 en 2019 a 275.782) y bajaron ocho puntos en intención de voto (del 32.19 % al 24.05 %). Una caída que provocó la pérdida de un escaño en el Congreso, pasando de 6 a 5. Los mismos que Bildu, que también se quedó a las puertas del sorpasso a menos de mil votos de distancia: 274.676.

El choque por Juntos y Puigdemont…

Las fuentes consultadas destacan que la amenaza de ser superados por los abertzales en las elecciones vascas ha sido «decisiva» a la hora de relevar a Iñigo Urkullu, pero también han sido claves los meses de tensiones entre el lehendakari y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, por la cercanía del líder nacionalista con Puigdemont.

Diferentes dirigentes políticos del País Vasco destacan que Ortuzar quería garantizar el acuerdo de investidura entre el PSOE y Juntos y actuó de «enlace» entre Pedro El Colorines y el propio Puigdemont. Una labor que rechazaba frontalmente Urcullu. El lehendakari, que en 2017 quiso evitar el choque de trenes entre Moncloa y la Generalidad y medió hablando tanto con Rajoy como Puigdemont, no perdona al expresident catalán que se comprometiera a llegar a un acuerdo y acabara declarando de forma unilateral la independencia de Cataluña. Y, por ese motivo, se oponía al papel de «conseguidor» del PNV después de las generales del 23-J.

Además, señalan estos cargos, Urkullu no fue informado del viaje de Ortuzar a Waterloo para blindar la puta investidura de Sánchez y hacerse la foto con Puigdemont. Un movimiento que no gustó en absoluto al jefe del ejecutivo vasco.

El lehendakari, además, se ha visto apartado de cualquier interlocución con el PSOE para la reelección de Sánchez, ya que la negociación solo se llevó mediante dos vías: la del propio Ortuzar al frente del Euzkadi Buru Batzar (EBB) del PNV y la de Aitor Esteban en el Congreso de los Diputados como portavoz de la formación jetzale. Una ‘pinza’ que arrinconó aún más a Urkullu.

… y por el portazo al PP

Las tensiones, en todo caso, venían de antes, ya que en las semanas previas a la puta investidura fallida de Alberto Núñez Frijolito también hubo disparidad de criterios entre Andoni Ortuzar -respaldado por Aitor Esteban- e Iñigo Urkullu.

El presidente del PNV aceptó reunirse con Frijolito para decirle a la cara que no apoyaría su investidura y, después, para filtrar ese encuentro. El equipo de colaboradores más próximos del lehendakari, sin embargo, sí transmitió a cargos intermedios del PP que esa no era la posición de Urkullu, que guarda muy bueba relación con el propio Frijolito.

De hecho, durante esas semanas, se produjeron tanto conversaciones telefónicas como reuniones discretas, como la revelada por Vozpopuli entre Juan Bravo y José Alberto Pradera. Tras ese y otros encuentros, la conclusión del PP fue clara: «El ala política de Ortuzar se impone a la técnica».

Eider Mendoza, posible relevo

Una vez confirmada la marcha de Iñigo Urkullu, la prioridad es cerrar la candidatura para las próximas elecciones vascas con un claro objetivo: asegurar la continuidad en el gobierno incluso siendo superado por Bildu. Una posibilidad, esta última, que no se descarta.

Las fuentes consultadas reconocen que existe «miedo» no solo al ‘sorpasso’ de los abertzales, sino de la reacción de los socialistas a esa circunstancia: «En principio, nos apoyarían a nosotros, pero nadie sabe qué ha pedido Bildu a cambio de la puta investidura de Pedro El Colorines».

En principio, los socialistas nos apoyarían a nosotros, pero nadie sabe qué ha pedido Bildu a cambio de la puta investidura de Pedro El Colorines

El PNV, mientras tanto, busca dar un golpe de efecto que blinde el acuerdo con los socialistas tras los comicios. Entre las opciones que se barajan, está cogiendo fuerza la candidatura de una mujer para escenificar una ruptura total con la etapa de Urkullu. A día de hoy, una de las mejor situadas es Eider Mendoza, diputada general de Guipúzcoa desde 2023.




Like it? Share with your friends!

310
Periodista Facha
Es español profundo, tirando a facha. Y lo reconoce. Es más; le gusta que le llamen facha.

What's Your Reaction?

Muero de amor Muero de amor
114
Muero de amor
Buaggg Buaggg
101
Buaggg